sinfondooscuro.png

Conoce nuestra plataforma
de 
Cursos en Línea Sialico.

Banner ccs_Mesa de trabajo 8-8_edited.png

Competencias de FDA y USDA: la intervención entre dos organismos

Seguramente quien busque exportar sus productos cárnicos a Estados Unidos alguna vez se ha preguntado ¿cuál es la agencia que tiene jurisdicción sobre mis productos?


Mientras que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) es la responsable para el monitoreo de los alimentos para consumo humano y animal, medicamentos, suplementos dietéticos, entre otros; el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) regula la producción de productos cárnicos, avícolas y huevos.


Pero la siguiente pregunta es ¿qué se puede definir como carne?


De acuerdo con la Ley Federal de Inspección de la Carne (FSIS) en el 9 CFR 301.2 “Meat”, el término carne y productos de la carne debe entenderse como:

 

(1) La parte del músculo de cualquier bovino, ovino, porcino o caprino que sea esquelética o que se encuentre en la lengua, el diafragma, el corazón o el esófago, con o sin la grasa que la acompaña y la que la recubre, así como las porciones de hueso (en los productos sin deshuesar, como el T-bone o el porterhouse steak), la piel, los tendones, los nervios y los vasos sanguíneos que normalmente acompañan al tejido muscular y que no se separan de él en el proceso de preparación. Aplicado a los productos de los equinos, este término tiene un significado comparable.

(i) La carne no incluye el músculo que se encuentra en los labios, el hocico o las orejas.

(ii) La carne no puede incluir porciones significativas de hueso, incluido el hueso duro y los componentes relacionados, como la médula ósea, ni ninguna cantidad de cerebro, ganglios del trigémino, médula espinal o ganglios de la raíz dorsal (DRG). Se incluye también en esta definición a la carne de equinos. Sin embargo, no tienen la consideración de productos cárnicos las carnes de bisonte, búfalo, venado, conejo, o de otros animales de caza, las cuales, como se verá más adelante, cuentan con una diferente regulación.

 

Sin embargo, como se puede entender, no se consideran aquellos productos cárnicos provenientes de las carnes de bisonte, búfalo, venado, conejo u otros animales de caza.