sinfondooscuro.png

Conoce nuestra plataforma
de 
Cursos en Línea Sialico.

Banner ccs_Mesa de trabajo 8-8_edited.png

No te confundas, Food Defense no es lo mismo que Food Fraud.



Estamos seguros que no eres el único que ha pensado que son términos similares y, aunque su principal objetivo es el evitar una contaminación intencional, tienen una particularidad que los hace muy diferentes.

Empecemos por el principio. Defensa alimentaria es la protección de los alimentos y bebidas contra una adulteración intencionada a través de agentes físicos, químicos o biológicos introducidos con el propósito de causa un daño a la salud pública. ¿Se imaginan si alguien quisiera hacer un atentado bioterrorista? La forma más sencilla de llevarlo a cabo es a través de un alimento porque si algo nunca vamos a dejar de hacer es alimentarnos. Podrá cambiar la forma en lo que lo hacemos pero nunca el motivo. Por otro lado, el fraude alimentario es una contaminación intencional que tiene como objetivo obtener una ganancia económica y, aunque su propósito no es causar ningún daño a la salud puede ser una consecuencia. Esto nos lleva a concluir que la principal motivación en fraude alimentario es y será siempre el obtener ganancia económica. Por eso, muchas veces lo encontramos en la literatura con el término de EMA (Adulteración Económicamente Motivada).


La GFSI define la defensa de los alimentos como el proceso para garantizar la seguridad de los alimentos mientras que a fraude alimentario como un término que incluye la sustitución, adición, manipulación, declaraciones falsas o engañosas realizadas sobre un producto para obtener un beneficio económico que podría afectar a la salud del consumidor. Si estás pensando en implementar un sistema dentro del esquema de la GFSI, asegúrate de cubrir los siguientes requisitos para lograr tu certificación desarrollando, implementando y gestionando estos dos programas.

  1. Llevar a cabo evaluaciones de riesgo para identificar las amenazas (defensa de alimentos) y las vulnerabilidades (fraude alimentario).

  2. Definir y priorizar las medidas de control para las amenazas y vulnerabilidades identificadas.

  3. Desarrollar a implementar un Plan de Defensa Alimentaria y un Plan de Prevención del Fraude Alimentario para mitigar los riesgos y el impacto dentro de la organización.

Ahora, si hablamos de un sistema GSFI hay otros dos términos que se ven involucrados y que podrían también confundirnos al momento del desarrollo de implementación: seguridad alimentaria y calidad alimentaria. Éstos dos son problemas involuntarios y que pueden tener un impacto económico en la industria. Los problemas de seguridad alimentaria también pueden ser una amenaza par la salud pública. Finalmente, la adulteración no intencionada que implica la calidad de los alimentos puede presentarse debido a factores ambientales, problemas de envasado, almacenamiento y distribución.


A través de la siguiente figura quedará muchísimo más claro cómo estos términos se ven relacionados y están involucrados en la protección de los alimentos para la seguridad de los consumidores.